27/2/13

La ley eran sus ojos azules II...

                                     

Una noche más pensó, apartando las húmedas sábanas. Tanteó la mesita y sin dejar de mirar al techo se encendió un pitillo, dio un par de caladas y se levantó.

Como siempre no estaba solo, una atractiva chica rubia dormía a pierna suelta en su cama, apartó el jersey de leopardo del pasillo y se dirigió al baño haciendo rodar un vaso que chocó contra la pared. Tropezó con la licorera que derramó el poco alcohol que quedaba en ella soltando una ristra de maldiciones y por fin encendió el grifo de agua fría metiéndose debajo.
Le dolía la cabeza y tenía la boca reseca, la ducha lo despejó un poco, hacía demasiado calor así que apenas se seco, busco su ropa por el suelo y salió del apartamento a medio vestir hasta que no recordó que aquella era su casa.
Rebuscó entre los bolsillos y sacó las llaves, suspiró y volvió a entrar admirando el desastre. Botellas vacías por doquier, vasos aquí y allá, ropa tirada, suelo pringoso... tendría que limpiar, se apartó el pelo de la frente y se puso manos a la obra. Por su parte, la chica del dormitorio no tardó en despertarse, se duchó y salió de la casa tras despedirse de él entregándole una tarjeta que guardó con todas las demás. No la llamaría, nunca lo hacía. Cambió las sábanas y se fue a comprar esperando que llegara de nuevo la noche para salir de caza, ese era su único entretenimiento.
Como un triste tigre solitario, se dedicaba a cazar durante todas las noches, se arreglaba con sus pantalones blancos y su camisa a juego, cogía las llaves y iba en coche, para finalmente después de llegar a un punto, y con paso decidido, dirigirse al local elegido. Uno, dos tres pasos ya está, estaba dentro, alfombra roja y luces de neón azules, todo muy chic y sobre todo caro.

***


Entré en aquella misma discoteca una vez más, con la esperanza de demostrarle que yo también podía ser lo que él me había demostrado que era. Un depredador. Aquellas luces de neón de color azul eléctrico me recordaban al color de su mirada furtiva, aquella que podía dejarte hipnotizada durante horas. Me recordaba  lo poco que recordaba de él. A aquella mirada que durante más de un mes, había tratado de conseguir ver una vez más. Él lo había sido todo para mí aquella noche. El destino no podía estar tan en contra de nosotros, el destino no podía no unirnos una vez más, al menos, no sin habernos bebido a sorbos por última vez. Pero no solo había sido eso, puede que fuera un depredador, pero incluso los depredadores se enamoraban, incluso el lobo podría amar a la oveja. Puede que no lo conociera, pero cierto era que yo también había tocado el fondo de lo que él era, que no había sido una presa cualquiera, que había sido su presa. 

Me adentré en el mismo lugar, quizás no rodeada de la misma gente, pero si del mismo aroma. Era allí. Era en ese mismo punto donde sus manos habían acariciado mi cintura, eran esas manos las que mientras me agarraban me llevaban al son de la música. Y cerré los ojos, y empecé a dejar que el pitillo que me había encendido hiciera su efecto, y que la música me transportara como siempre.

***


Él se deslizó entre la gente y pidió una copa en la barra, Bacardi con lima para no perder la costumbre, miró hacia la pista y sonrió malicioso al encontrar lo que buscaba, dio un trago y se aproximó a su objetivo. 

-Esta es la noche -Se dijo para sus adentros y tras aguardar unos segundos la chica se le acercó. 
Era ella, una vez más. Iba con un vestido de Gucci, zapatos Jimmy Choo y bolso a juego, dio una calada a su pitillo y libero todo el humo en cara de él, que le tendió una copa, intercambiaron un par de miradas y al poco ya bailaban, o al menos lo intentaban, entre magreos y más alcohol. 
Ambos sabían lo que querían así que no perdieron más tiempo, ella le hizo una seña y él la siguió hasta la salida donde le tendió las llaves de su Aston Martin descapotable. Sonrió complacida y de un salto se repantigó en el asiento del acompañante esperando a que su improvisado chofer hiciera lo propio.
-Vamos a tu casa -Le pidió susurrando en su oído a la vez que su mano reptaba por el ''cambio de marchas'', río y se aparto el cabello de la cara dando un grito al sentir el rugido del motor acelerando a medida que enfilaban hacía el apartamento.

***


-No me llamaste -Me apresuré a decirle, antes de que el trayecto en coche se hiciera más corto de lo preciso.

-Nunca llamo a nadie -Dijo él, sin llegar a apartar la vista de la carretera. Pude ver como sus manos apretaban más fuerte el volante. No le había hecho mucha gracia la pregunta. -Una chica rubia estuvo hoy en mi casa. Específicamente en mi cama -Añadió apretando más el volante. Y fue entonces cuando supe que esa era su naturaleza. Cazador por instinto, tal y como yo temía. Pero también, y por la forma que tenía de apretar el volante, sabía que se sentía molesto consigo mismo por ello, sentía que me había traicionado. Y eso no me molestaba. No me molestaba la rubia tocando su fina piel en su propia cama. No me molestaba. Él me había elegido a mi por encima de ella. Por encima de cualquiera. Me quería, y eso estaba claro.
-Todo error deja una enseñanza, toda enseñanza deja una experiencia, y toda experiencia deja una huella. -Le dije mientras le miraba, y esa fue una de las pocas veces que apartó su mirada de la carretera para mirarme, para darse cuenta que conocía su naturaleza, que sabía lo que era. 
-¿Cómo puedes querer estar con alguien como yo? -Fue lo siguiente que pudo salir de su boca temblorosa, esperando a que yo le dijera que no quería estar con alguien como él.
-Porque sé que no tienes porque ser así, porque sé que me quieres... Y porque hasta el tigre más fiero de la selva, merece tener una tigresa.


La puerta se abrió y tiró el bolso al suelo a la vez que, bajándose los tirantes dejaba que el vestido cayese al suelo, y sin dejar de besarse se afanó en desnudar a su compañero mientras iban dirigiéndose hacía la habitación dejando tras de sí una estela de ropa y botellas vacías en el suelo inundando el lugar con el olor dulzón del ron. Cayeron sobre la cama y dieron rienda suelta a sus deseos hasta quedar bien satisfechos.


***


Él le acarició el pelo una vez más esperando a que ella se durmiera. Todavía tenía en mente la frase de que ''todo tigre merece su tigresa'' que ella misma le había nombrado horas antes. 

Al parecer el depredador se enamoró de la presa. Ella extendió la mano acariciándole la mejilla.
-Mi ley son tus ojos azules... -Susurró ella por última vez antes de dormirse. 
Y él, besándole la frente, la abrazó durante toda la noche.







                     photo tumblr_malwugntPS1qdoqhwo1_500_large_large.gif


Sí, lo sé, al fin. Y sí, lo sé, que larga.
La verdad es que no me apetecía partirla en 3. 
Quiero dedicar esta entrada a mi chica de los chicles. Sin ella, que ha estado metiéndome caña para que la saque ya, creo que aún estaría intentando arreglarla. Y es que no me convencía de ninguna de las maneras, y la he cambiado más de 3 veces. Pero aquí está, y la última de la colección. Quiero agradecer también a Vicki, el hecho de ayudarme con la última foto, pues no encontraba ninguna de una chica medio tigre (medio león, leopardo sí, pero medio tigre no) y ella me ha hecho esta para que pueda ponerla, sin duda, gracias.

Por otro lado, y para aquellos que recuerden lo de mi sección literaria, decir que no se me ha olvidado, y que normalmente intentaré publicarla a final de mes (todavía no está en marcha). 


Añadir que feliz cumpleaños a Mónica, y disculparme por los nuevos, me acuerdo de los cumpleaños de mis seguidores que llevan tiempo, a todos aquellos que habéis llegado hace poco, lo siento.

Y ya está, creo que eso es todo por hoy. 
Se os quiere y esas cosas 
                                                                                                  Leo 

7 comentarios:

  1. dnvsdbvlvbcbvavb hahahahahhaha si ya sabes que me emociono con poco, con esto ya...! para empezar, mil gracias por subir de una vez la dichosa entrada! te ha quedado perfecta, de verdad! me encanta el final, cuando ella le confiesa que su ley es su mirada y haces referencia al titulo hahahaha te ha quedado realmente bonito, en serio. Yo tambien opino que todos necesitan encontrar a alguien, incluso esos rompecorazones que al fin y al cabo tambien tienen sus sentimientos.
    segundo muuuuuuuuuuuchas gracias por dedicarme la entrada!!!! hahahaha eres un cielo!!! ^^
    Y tercero que estaré esperando tu nueva sección literaria, ya que yo tambien andaba pensando hacer una, pero prefiero comprobar antes como queda la tuya xDD espero que no se haga de rogar tanto como esta entrada hahahhaha
    Un besazo!!. Se te quiero mil!!(:

    ResponderEliminar
  2. Huoola.
    Empiezo por la entrada de San Valentin, que aunque te dije mi opinión por email, también quiero agradecerte que me felicitases, es un detallazo que te acordases de nosotras, así que muchas gracias.
    Y por otra parte, gracias a la chica de los chicles por insistir, porque sino nos hubiésemos perdido esta segunda parte, así que menos mal...
    Respecto a la longitud de la entrada, cuando algo está bien escrito no importa si es más largo o menos, se disfruta de igual manera, así que no te preocupes cuando escribas cosas largas, porque siempre dejas con buen sabor de boca y con ganas de más, así que en eso ningún problema.
    También estoy con CC en que la referencia al título es un gran punto a favor, porque encima de que la frase es preciosa en sí, has conseguido un final genial eliminando toda sospecha de relación amorosa o tan solo sexual.
    Me han gustado mucho estos relatos, la verdad que nunca te hubiese imaginado escribiendo algo de este estilo, y fíjate, has conseguido un resultado que no deja indiferente, y que encima tiene su encanto.
    Aviso, me declaro fan número 1 de tus "se os quiere y esas cosas" jajaja
    Un beso Leo, ojalá escribas pronto.

    ResponderEliminar
  3. Hola, Bueno te encontre recomendado en el blog de "la chica de los chicles" y al leer tu entrada comprendo perfectamente porque te recomienda. Enserio, M E - F A S C I N Ó! La narrativa es perfecta, te invita a seguir leyendo más y más( con lo cual quiero dejar claro que la longitud no es ningun inconveniente, al contrario tiene la medida exacta para dejarte un buen sabor de boca) y la historia fantastica, un título precioso, un desarrollo muy cuidado y un final de "boca abierta".

    Bueno, pues nada más, aqui tienes una nueva seguidora, que estará impaciente por leer todo lo que escribas. Un beso <3

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola! Vi que "La chica de los chicles" te había recomendado y se me ocurrió pasarme por aquí :) Me ha encantado conocer tu blog, y esta entrada ha sido muy bonita junto con la primera parte, y es que, por mucho que alguien intente ser sólo un depredador, el corazón no entiende de frialdades, y antes o después, cualquier sentimiento puede despertarse en él...
    ¡Te sigo desde ya! Estoy impaciente por seguir leyendo entradas como ésta :)
    ¡Un beso muy muy muy grande! <3

    ResponderEliminar
  5. Leo!! te quedó super linda la historia...ya había leído la primera parte pero la volví a leer para seguirla mejor *-*
    La finalidad me encantó *-*
    Deberías escribir un libro, te iría bien!
    Te quiero y esas cosas xD
    Besos^^

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5/3/13 2:34

    http://sketchtoy.com/24100297

    ResponderEliminar
  7. Pues debo decirte que me ha gustado más que la primera parte... :) La primera la leí creo que cuándo la publicaste pero creo que no te comenté, la verdad no sé por qué pero me han gustado las dos partes :)
    No son tus entradas que más me gusten, para ser sincera, supongo que me gusta más otro estilo ya que con este me siento menos identificada, pero están muy bien.
    Te repito que me gusta la forma en la que escribes ;D
    Un abrazo!

    ResponderEliminar